Rompiendo barreras de la comunicación en lo laboral

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Rompiendo la barreras de la lengua en lo laboral

El aprender un nuevo idioma nos da infinitas ventajas en diversos ámbitos. Hoy les escribiré sobre mi experiencia rompiendo barreras de la comunicación en el aspecto laboral francés.

Cuando comencé a trabajar como diseñador gráfico en la empresa donde actualmente laboro, no tenía una noción avanzada del idioma. Es por ello que en un principio no lograba comprender completamente las misiones y los objetivos de los proyectos que me encomendaban.

Como consecuencia sentí mucha frustración los primeros meses en mi trabajo, incluso me atrevería a decir todo el primer año y medio.

El ser bastante tímido no ayudó en lo absoluto. Tenía temor al error. No comprender el tema de conversación y decir algo completamente fuera de lugar.

Recuerdo que la jefa de Marketing me dijo la primera vez que la conocí que podíamos hablar en Inglés si lo prefería. Yo le dije que no, que prefería hablar en Francés. Pensaba que, en el caso que tenga que salir del país por algún motivo de fuerza mayor al menos me iré hablando bien el idioma.

Para mí era un reto profesional y personal el lograr trabajar en otra lengua que no manejaba del todo. En un principio era usual sentirme tonto y bastante vulnerable.

Tonto porque debía preguntar muchas veces lo mismo para comprender realmente qué era lo que querían decir. Incluso muchas veces, aun así, no llegaba a comprender del todo. Entonces intentaba, con las “pistas” de lo que comprendía, unir cabos e intentar llegar a una conclusión. Afortunadamente, al hacerlo no me encontraba usualmente lejos de la respuesta pero en muchas ocasiones sí. Eso me causaba mucha desmotivación y frustración.

Por momentos, como antes mencioné, me sentía bastante vulnerable porque no tenía rapidez al responder y esto se vio afectado también a un nivel social. Si alguien hacia una broma yo me demoraba en comprenderla. Si le agregamos a todo esto, entender cómo funciona el tipo de humor francés, no la tenía muy fácil que digamos.

Sentía mucha frustración de no poder expresar todo mi potencial en el trabajo.

Sabía que podía aportar mucho más de lo que estaba dando. Me limitaba no solo el lenguaje pero también mi personalidad, extremadamente tímida (y poco social). Es por ello que empecé a leer, escuchar música y también ver series de Netflix en francés. Entonces conmigo no iba lo de “Netflix and chill” desgraciadamente, era realmente para practicar.

Aun así el primer año, a pesar de haber mejorado mucho, no sentía que realmente llegaba a un nivel profesional. Aunque sí llegara a mantener una conversación entretenida y medianamente profunda. No era suficiente.

Me considero muy estricto con respecto a mi persona en lo que a trabajo se refiere. No precisamente por intentar ser mejor que nadie, pero sí una versión mejorada de mí mismo cada vez. Mi nivel de la lengua francesa no era suficiente en lo profesional. Por más que algunos franceses me dijeran que había mejorado, objetivamente, sabía no era aun un buen nivel. Quería yo tumbar (y no como Milagros Leiva) las barreras de la comunicación en lo laboral completamente.

Eso se logra dando el máximo posible en cada “challenge” y en mi caso, honestamente, pienso que pude haberme esforzado aun más.

Cuando hago el recuento de esa primera etapa, la recuerdo como algo un poco nebuloso y frustrante. Sin embargo, me hizo despertar ciertos “sentidos arácnidos” que desconocía tenía para poder comprender lo mejor posible.

Y es que cuando uno tiene algún tipo de desventaja con respecto a alguno de sus sentidos, los otros se agudizan para ayudarse entre sí.

En mi caso considero que he desarrollado muchísimo la empatía en estos últimos años. Creo que logro ponerme en el lugar de la otra persona e intentar comprender mejor el porqué de algunas reacciones más fácilmente ahora.

Esto me ayuda mucho sobre todo a la hora de pensar en la experiencia de usuario de un sitio web. También me ayuda a comprender mejor la toma de decisiones de mis managers. (No creo ahora que todo es blanco y negro sino que hay siempre un contexto detrás.)

Soy más eficaz actualmente en mi trabajo. Al lograr desenvolverme propiamente siento que estoy construyendo mi propia voz, rompiendo esas barreras lingüísticas que tanto pesar me dieron en un principio. Más aun el poder mostrar mi verdadero potencial.

Finalmente pienso debo agradecer el haber estado en una situación cómo esa pues aprendí que no solo con palabras nos podemos comunicar. Estas van unidas siempre a contextos que nos ayudan a llenar esos vacíos que deja una lengua que no manejas a la perfección.

El lenguaje corporal también ayuda. Sobretodo porque muchas veces, en mi caso como diseñador gráfico, los clientes no saben cómo explicarte lo que quieren en palabras. Entonces a uno le toca unir cabos y sacar conclusiones a partir de sus reacciones físicas.

Por otro lado también existen clientes necios con los que estar rompiendo barreras de la comunicación en lo laboral es imposible, incluso hablando el mismo idioma.

Con esto me retiro, hasta un próximo blog,

À bientôt,

Ugo CD
Diseñador gráfico freelance

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas más leídas

Ugo CD

Lima, Perú

Copyright © Diseñado y desarrollado por Ugo CD – Derechos reservados, prohibido cualquier tipo de reproducción sin consentimiento del autor. Privacy & Cookies Policy